No sé si eres de ese tipo de personas que tienen un sueño en la vida o eres de las que sólo tienen un deseo. Tal vez ni siquiera te hayas planteado la diferencia entre ambos.

Para empezar, te diré que el deseo es algo que se nos dibuja lejano, inalcanzable. Es algo que nos gustaría tener en el hipotético caso de que se dieran las circunstancias favorables que lo hicieran posible. Mientras que un sueño es algo presente continua y constantemente en nuestra vida, en nuestros días y en nuestras noches. Es eso por lo que nos levantamos cada mañana, en lo que ponemos toda nuestra intención y nuestro esfuerzo, eso por lo que luchamos y que sabemos que un día lograremos. El deseo está condicionado a la suerte, mientras que un sueño está sujeto a tu auto creencia.

Si llegados a este punto, crees que eres una persona con un deseo o varios no pierdas el tiempo en esta lectura, ya que nada de lo siguiente podrá ayudarte a alcanzarlo. Si, por el contrario, eres de l@s que tienen un sueño, te invito no sólo a que leas, sino a que pongas en práctica  estas sugerencias y te conviertas en el tercer tipo de personas: las que convierten el sueño en realidad.

Nadie tiene una receta mágica para el éxito, cada uno ha de crear la suya propia, pero sí existen unos ingredientes que nunca pueden faltar en la receta:

El primero es la confianza en ti mism@. Antes de dar el primer paso has de creer en tu capacidad, conocer tu valía. ¿Cuáles son tus dones? ¿Qué es eso que te resulta siempre fácil y que sabes hacer mejor que nadie? ¿Qué es todo eso que pagarías por hacer? ¿Qué cualidades destacan los demás en ti? Ponlas por escrito y dales una puntuación del 1 al 10 a cada una de ellas. Ahora escribe en otro papel las cualidades que crees necesarias para alcanzar tu sueño y puntúa lo cerca que estás de poseerlas. Suma ambas puntuaciones y ya tienes tu valor en relación con tu sueño. ¿Confiarías para alcanzar tu sueño en alguien con esa valoración? Entonces, empieza a confiar más en ti.

El segundo ingrediente es la determinación. Pero no una determinación de “sí, estoy determinad@ a hacerlo”, con la boca pequeña y las dudas en el bolsillo, sino una determinación objetiva, real. Así que coge otro papel y anota lo que estás dispuest@ a soportar y lo que no, a lo que estás dispuest@ a renunciar y a lo que no, el tiempo que vas a dedicar y el dinero que vas invertir. Ahora ya sabes qué grado de determinación tienes y en qué se concreta.

El tercer ingrediente está íntimamente relacionado con el segundo, es el primer paso, ese que asusta tanto. Si tienes en el horizonte clara tu meta, con todo lo que puedes conseguir, con todo lo bueno que está por llegar, y sabes que esta primera acción te acercará un poco más a tu sueño, no será difícil. Lo que no hay que subestimar es la importancia de este primer paso. Ha de ser lo suficientemente significativo para ti como para marcar una divisoria entre el antes y el después. Ha de ser constructivo y hacia adelante, no valen los “proyectos de los proyectos de los proyectos”. Ha de ser algo que salga de ti, que te nazca de dentro, que lo hagas porque lo quieras y lo sientas así. Ha de ser lo suficientemente retador como para suponer una nueva experiencia en el conocimiento de ti mism@. Y lo relativamente fácil como para poder llevarlo a la práctica aún entrañando riesgos.

El cuarto y último ingrediente es la perseverancia, entendiendo por ésta el mantenimiento de los conjuntos de acciones que te hayas marcado como necesarios para alcanzar tu meta. Quizá sea la parte más difícil para much@s, ya que tu subconsciente siempre va a llevarte por los caminos conocidos y seguros que hasta ahora te han alejado de tu sueño. Así que créate una rutina diaria, aléjate de ambientes tóxicos, únete a personas positivas, auto motívate con mensajes y lecturas inspiradores, no dejes de visualizar tu meta cada mañana, lleva contigo un objeto que te recuerde que el triunfo está cerca y prémiate cada vez que consigas un pequeño logro que te aproxime al destino.

Ahora ya, mezclar todos estos ingredientes y añadir otros a tu propia receta es tarea tuya. Yo espero haber contribuido, de alguna manera, a transformar tu deseo en sueño y en un futuro próximo, tu sueño en realidad.

 

Solicita una sesión informativa

Conocerás mi metodología, en qué te puedo ayudar y para qué te va servir.

Esta sesión es totalmente gratuita y puede ser tu primer paso a un gran área de mejora en tu vida.

Consentimiento:

9 + 11 =

Al enviar un formulario se solicitan datos como tu email y nombre que se almacenan en una cookie para que no tengas que volver a completarlos en próximos envíos. Al enviar un formulario debes aceptar nuestra política de privacidad. Responsable de los datos: Nieves Rúa Domaica. Finalidad: Responder a solicitudes del formulario. Legitimación: Tu consentimiento expreso. Destinatario: Nieves Rúa Domaica (datos almacenados sólo en cliente de email). Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.