Me llama poderosamente la atención la facilidad con la que vestimos de fiesta algo tan habitual como las campanadas de un reloj que da la hora o los racimos de unos frutos que arrancamos, comemos o bebemos después de pisotear.

Cosas, detalles, alimentos, que dejan de tener un nombre de pila para ostentar el título de símbolo y que, como todos los símbolos, forman parte de un ritual que repetimos cada vez que la ocasión lo requiere.

Nochevieja y Año Nuevo!!

Lo pronunciamos con tantas ganas de despedir como de recibir. Impacientes, esperando la última campanada como el sonido del pistoletazo en la línea de salida. Y le pedimos al Año Nuevo, con mayúsculas de nombre propio, como si fuera el genio escondido en la última uva, ese que va a hacer realidad todos nuestros nuevos sueños y nuestras recicladas frustraciones.

Yo hoy no quiero pedir, sino agradecer. Agradecer lo que ha sido y la oportunidad de lo que será.

Quiero agradecer a quienes pintaron sonrisas y borraron lágrimas, a l@s que arrancaron carcajadas cómplices en medio del drama. A quienes llegaron  y se quedaron y a  quienes llegaron y se marcharon. A l@s que están cerca, a quienes están cuando se necesitan, a l@s que no han sabido estar ni cerca, ni lejos. A aquellos que sumaron, a l@s que restaron, a quienes fueron una ecuación sin solución. A l@s que trajeron y a l@s que se llevaron. A las personas que tocaron el corazón, a las que erizaron la piel, a las que sólo rozaron el vestido. A quienes se tomaron la molestia de profundizar en la persona, a aquellos que sólo se asomaron al personaje. A esos seres que me hicieron el regalo de dejarse conocer y a los que, a través de ellos, me mostraron más a la mujer que late bajo mi dermis. A quienes se presentaron sin disfraces, a quienes se escondieron tras la mentira. A l@s que me enseñaron que es más noble ser traicionado que traicionar y más valiente apostar que esconder un as en el juego de la vida. A las personas que me perdonaron y a las que me dieron grandes lecciones, a las que me hicieron alumna, a las que me dieron bofetadas y a las que me dieron besos.

Gracias a tod@s, porque tod@s contribuyeron a formar este puzzle de experiencias que soy, dispuesta a comenzar un año más.

Gracias, también, a la vida por la oportunidad de sentir que se puede recomenzar, que hay un momento en el que podemos reiniciar, resetear, reemprender el camino. Un momento en el que elegir cómo y con quién. Y yo elijo.

Para este año elijo las sonrisas, las manos abiertas, los corazones desnudos sin corazas, l@s amig@s, los juegos sin trampas, las multiplicaciones, los momentos intensos. Elijo los abrazos, los besos, los sentimientos, las emociones, las personas que saben amar y ser amadas. Elijo los guiños, las palmadas en la espalda, los empujones hacia adelante, arriesgar. Elijo las decisiones, lo sencillo, lo simple, que es donde se encuentra lo mejor de la vida y lo auténtico. Elijo la honestidad y la coherencia. Elijo bailar bajo la lluvia y saltar en los charcos, contar estrellas y buscar tréboles de cuatro hojas. Porque en este 2020… yo elijo!

Feliz año!!

Y, si no quieres que este año se te escape ni una sola de tus metas, pregunta por el taller Hacia tu Meta a Toda Vela

 

Abrir chat
1
Hola!! Soy Nieves ¿En que puedo ayudarte?
Powered by